Las tendencias de belleza en Gambito de Dama


Las tendencias de belleza en Gambito de Dama

 

Esta es una de las series más importantes de Netflix, en su mes de estreno fue vista por 62 millones de personas, ¿te imaginas? Y es que esta apasionante historia sobre el mundo del ajedrez, la tenacidad e inteligencia de Beth Harmon y un ritmo que te atrapa de principio a fin, son la combinación perfecta para el éxito. Sin embargo, uno de los aspectos que más ha atraído a los espectadores es la estética de la protagonista y su evolución a través de los años. Hoy haremos un recuento de las tendencias icónicas que vimos en la serie y que amaríamos tener de vuelta. 


  • Melenas cortas, ¿con ondas o flequillo? 

    Durante gran parte de la serie podemos ver a Beth Harmon llevar una melena corta, apenas debajo del lóbulo con un micro flequillo, estilo que la conecta con su infancia. Este se convierte en su marca personal durante sus primeros años como jugadora, se distingue totalmente entre la multitud de hombres que dominaban el juego en los 50’s. 


    Más adelante el personaje evoluciona y como una forma de desprenderse simbólicamente de la niña que fue, deja atrás el fleco para optar por unas ondas suaves con volumen. Un corte que le brinda elegancia y formalidad, muy apropiado para el mundo en el que se mueve. Para este momento, el personaje ya se ha hecho un nombre en el ajedrez y ha ido repartiendo derrotas sin perder el estilo. 


    • La manicura perfecta para un jaque mate. 

    Uñas redondeadas en tonos naturales, pulcramente preparadas para un juego donde las manos son protagonistas. Si bien puede ser una decisión con fines estéticos para la serie, no es difícil creer que Beth se preocupa hasta por ese detalle, sabiendo que sus oponentes suelen dejarse llevar por su apariencia delicada. Así mismo, una manicura limpia y neutra puede ayudarle a evitar distracciones para ella y su oponente. Un estilo fácil de mantener e ideal para cualquier situación. 


    • El rojo veneciano de ensueño. 

    Tal vez no lo sepas pero el tono rojo de Beth es, según los expertos de colorimetría, el más difícil de lograr y mantener. Llevar este tono a lo largo de toda su vida es un punto interesante ya que si bien cambia muchos aspectos de su apariencia, este se mantiene. Nos encanta que no lo hayan cambiado, nos recuerda que podemos modificar detalles sin perder nuestra esencia. 

    Si bien el personaje lo lleva como su tono natural, Anya Taylor-Joy, la actriz que le da vida, es naturalmente rubia. Probablemente sea el lienzo perfecto para lograr este rojo veneciano tan característico, si decides llevarlo no tengas duda de que será único. 


    • ¿Eyeliner? Sí, por favor. 

    Cuando nuestra protagonista comienza a maquillarse no solo representa a una mujer más adulta, sino también a una que por fin puede elegir su apariencia. Por mucho tiempo se mantuvo a merced de la caridad de otros sin poder llevar las cosas que todas las chicas de su época estaban usando. Es por ello que su cambio es tan simbólico e importante, su independencia en los detalles. 

    Los ojos de Anya son tan característicos que nos hacen entender por qué es la Beth perfecta, toda la expresividad que necesita una ajedrecista. Durante el juego vemos sus ojos tanto como sus manos y dicen más de lo que puede marcarse en palabras. 

    Al principio lleva un cat eye más o menos marcado y comienza a volverse más intenso con el declive del personaje, pasando por el batido de una mala noche hasta el delineado doble de los sesentas, tal vez su etapa más rebelde. 


    Los creadores entendieron perfecto todo lo que puede transmitirse de este personaje con sus estilos. El cabello no es solo cabello, se convierte en parte de la narrativa de la serie, de una época, de una mujer profundamente talentosa que pierde el rumbo, lo recupera, ajusta las velas y sale a flote. ¿Cuál es tu estilo favorito de Beth?.

     

    productos profesionales de belleza